Si en los hombres no aparece el lado ridículo, es que no lo hemos buscado bien.