No hay cosas sin interés. Tan sólo personas incapaces de interesarse.