Los monos son demasiado buenos para que el hombre pueda descender de ellos.