Hay dos clases de hombres: quienes hacen la historia y quienes la padecen.