El camino hacía la riqueza depende fundamentalmente de dos palabras: trabajo y ahorro.