Dios existe, pero a veces duerme: sus pesadillas son nuestra existencia.