Cuando envejecemos, la belleza se convierte en cualidad interior.