Conocer las cosas que lo hacen a uno desgraciado, ya es una especie de felicidad.