Confesamos nuestros pequeños defectos para persuadirnos de que no tenemos otros mayores.