Admiramos las cosas por motivos, pero las amamos sin motivos.